Anecdotario

El calendario de los antiguos romanos tenía aproximadamente 200 días festivos al año, es decir, fechas en las que la religión prohibía cualquier tipo de actividad laboral. Dicho de otro modo, por cada día laborable había casi dos días de descanso. Y encima habría quien se quejara de exceso de trabajo.