Poesía


Si bien ayer dejé traslucir algo de mi pesimismo existencial (del que también ando bien provisto), hoy, como compensación os dejo tres sonetos de esos que se guardan como un tesoro a medias en el corazón y a medias en la memoria:

El primero, de Manuel Machado, tiene ese melancólico esplendor del modernismo, no exento tampoco de un existencialismo vital que lleva al poeta al nihilismo:

      OCASO

Era un suspiro lánguido y sonoro 
la voz del mar aquella tarde… El día, 
no queriendo morir, con garras de oro 
de los acantilados se prendía.

Pero su seno el mar alzó potente, 
y el sol, al fin, como en soberbio lecho, 
hundió en las olas la dorada frente, 
en una brasa cárdena deshecho.

Para mi pobre cuerpo dolorido, 
para mi triste alma lacerada, 
para mi yerto corazón herido,

para mi amarga vida fatigada… 
¡el mar amado, el mar apetecido, 
el mar, el mar y no pensar en nada!…

El segundo, del renacentista Francisco de Aldana, expresa como ningún otro, la fusión amorosa:

«¿Cuál es la causa, mi Damón, que estando 
en la lucha de amor juntos trabados 
con lenguas, brazos, pies y encadenados  
cual vid que entre el jazmín se va enredando
 

»y que el vital aliento ambos tomando 
en nuestros labios, de chupar cansados, 
en medio a tanto bien somos forzados 
llorar y suspirar de cuando en cuando?»

«Amor, mi Filis bella, que allá dentro 
nuestras almas juntó, quiere en su fragua 
los cuerpos ajuntar también tan fuerte

»que no pudiendo, como esponja el agua, 
pasar del alma al dulce amado centro, 
llora el velo mortal su avara suerte».

Y el último de hoy, también habla de amor, pero amor a Dios. Este no tiene un claro autor conocido. ¡Ay, quién pudiera amar así!:

No me mueve, mi Dios, para quererte 
el cielo que me tienes prometido, 
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor, muéveme el verte 
clavado en una cruz y escarnecido, 
muéveme ver tu cuerpo tan herido, 
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera, 
que aunque no hubiera cielo, yo te amara, 
y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera, 
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.

 

21 thoughts on “Poesía”

  1. Ahora que me toca a mí ser pesimista. ¿Al de Manuel Machado, al menos, no se le criticaba por, aún siendo muy bueno, estar dirigido al público, y ser una poesía “superficial”?

  2. El otro día me plantearon un… llamémoslo acertijo, cuya solución no me costó mucho descifrar. Se lo dejo en especial a la señorita Mirna Mirnoff, a ReyVindiko y a donfran, si es que éste último se ve con la suficiente capacidad. Por supuesto que también para todos los demás:

    “Imaginemos, hipotéticamente, que nos vamos a comprar un coche en un concesionario. Cuando nos encontramos allí, le hacemos saber al vendedor que queremos un modelo de coche robusto, de color negro y con una baca. El vendedor, como es de naturaleza cotilla, nos pregunta para qué queremos una baca. Nosotros le respondemos que para poner una vaca.
    Ya tenemos nuestro coche nuevo y colocamos la vaca encima de la baca. Vamos conduciendo por la carretera y nos topamos con una curva muy pronunciada hacia la izquierda. Como no nos lo esperábamos damos un volantazo muy brusco y decimos:
    — ¡Se me han caído las “…acas”!—
    “…acas”, ¿iría con “B” o con “V”?”

  3. En efecto, no me veo con la suficiente capacidad, porque no entiendo la pregunta. Dado que sólo hay una “baca”, y una “vaca”, no entiendo la razón de ese “…acas”. Igual la clave la ha dado Darío, que es un auténtico sabio, a pesar de su aspecto rudo y alejado de lo que uno tomaría por un intelectual.

  4. Y ahora planteo yo una duda existencial: ¿por qué el marcador de “comentaristas asiduos” vuelve a empezar cada cierto tiempo? después de haber mandado tropecientos mensajes, me aparece que sólo he mandado 4. ¡Y yo que aspiraba a aparecer en el libro de los records Guinness!.

  5. Lo hace cada mes, y es para que se vea si un comentarista es activo o si en un mes mandó 300 comentarios y sigue en la lista como si fuese asiduo, se saben lo comentaristas más activos durante el mes.
    También es para que dentro de un año no haya comentaristas con por ej: 890 comentarios, y alguén que se inicie dentro de un año en la bitácora no lo tenga díficil para ser asiduo.

  6. Qué más quisiera yo que ser un sabio, qué va, qué va, lo que pasa es que he seguido la relación de las ideas de la página y después de quedar claro que Manuel Machado no era lo que se dice, precisamente un valiente…pues lo demás ha salido solo. Por cierto Donfran, ¿no le parece que el último verso de Machado, más que a nihilismo pasivo, suena a remordimiento activo?

  7. Querido Darío: yo tengo una norma inmutable en mi vida, y es la de no leer jamás de los jamases ni una línea de poesía y, como comprenderás, no voy a cambiar ahora, a estas alturas de mi vida. Hermann Goring, uno de los acólitos de Hitler, decía “cuando oigo la palabra cultura, inmediatamente me echo la mano a la funda de mi pistola”; pues bien, algo parecido me ocurre a mí con la poesía. La única excepción la hago con “Coplas a la muerte de mi padre”, que me parece de una belleza excepcional, y una pieza de Quevedo que empezaba con “Miré los muros de la patria mía…”. Lo demás, pura farfolla, te lo digo yo.

  8. Muchas gracias por tu amable explicación, Jack. Ahora veo que jamás podré aspirar a aparecer en el Guinnes de los records, al menos en la modalidad de haber enviado más mensajes a esta bitácora. Pena.

    Algo de sabio sí que tienes, Darío, no me seas modestillo, al menos yo me parto con la mayoría de tus comentarios en estas páginas. Al menos con aquellos que entiendo, lo que no es poco.

  9. Yo prefiero las de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, pero al contrario que otras personas no las encuentro paradójicas, ni absurdas, sino que les encuentro sentido, y la verdad, desde que las leí ayer por la tarde y esta mañana me han enamorado.
    Muchas Gracias Mirna.

    P.D: De nada donfran.
    También me gustan algunas de poetas variados.

  10. Es que tienes madera de santo, si te refieres a mí, nunca dije que fueran absurdas, dije que era paradójico que Descartes dudara de todo, menos de la duda universal, Dios. ¿Quién no ha dudado alguna vez?

  11. Ya, pero es que nosotros venimos en autobús, y, por lo menos a mi, no me pueden traer.
    Lo malo es que se sigue dando clase con normalidad.

    P.D: Os agradecería que publicaseis cualquier noticia o novedad acerca de la huelga.
    Muchas Gracias.

  12. No te preocupes que me ha dicho mi padre que los servicios mínimos incluyen el transporte escolar, pero bueno eso mejor le preguntsa a D. Germán.

  13. Pero si hay huelga y no hay autobuses privados diponibles para el colegio, no habrá transporte. No creo que sea el único(colegio) que afectado por la supuesta huelga pierda el transporte de sus alumnos.

  14. Yo creo que los profesores deberían ser más solidarios con los conductores y sumarse a la huelga. Es muy cómo quedarse sentado a mirar cómo otros solucionan los problemas…

Deja un comentario