Sonetos II

Hoy, como nos acecha a algunos una pizca más de pesimismo, del “eterno retorno” de Nietsche y otra pizca del escepticismo quevediano, os dejo por aquí algunas otras perlas negras de la poesía española que, aunque amargas, son hermosas:

-Como ya comenté alguna vez, para mí, el poema comienza con el mejor verso jamás escrito por mano o lengua humana (pues se escribe con la lengua):
(Represéntase la brevedad de lo que se vive y cuán nada parece lo que se vivió)

«¡Ah de la vida!»… ¿Nadie me responde?
¡Aquí de los antaños que he vivido!
La Fortuna mis tiempos ha mordido;
las Horas mi locura las esconde.
¡Que sin poder saber cómo ni adónde
la Salud y la Edad se hayan huido!
Falta la vida, asiste lo vivido,
y no hay calamidad que no me ronde.
Ayer se fue; Mañana no ha llegado;
Hoy se está yendo sin parar un punto:
soy un fue, y un será, y un es cansado.
En el Hoy y Mañana y Ayer, junto
pañales y mortaja, y he quedado
presentes sucesiones de difunto.

-Tampoco le anda a la zaga el comienzo de este otro cacofónico soneto quevedesco:
PRONUNCIA CON SUS NOMBRES LOS TRASTOS Y MISERIAS DE LA VIDA

La vida empieza en lágrimas y caca,
Luego viene la mu, con mama y coco,
Síguense las viruelas, baba y moco,
Y luego llega el trompo y la matraca.

En creciendo, la amiga y la sonsaca,
Con ella embiste el apetito loco,
En subiendo a mancebo, todo es poco,
Y después la intención peca en bellaca.

Llega a ser hombre, y todo lo trabuca,
Soltero sigue toda Perendeca,
Casado se convierte en mala cuca.

Viejo encanece, arrúgase y se seca,
Llega la muerte, todo lo bazuca,
Y lo que deja paga, y lo que peca.

– Y para terminar esta alegre selección del cruel cojo del barroco, la apoteosis final en la que dejo una pregunta relacionada: ¿Cómo termina, qué significa, a qué se refiere y dónde podemos encontrar el famoso adagio latino:”Omnes lacent …”?

“!Fue sueño ayer; mañana será tierra!

!Poco antes, nada; poco después, humo!

!Y destino ambiciones, y presumo

apenas punto al cerco que me cierra!

Breve combate de importuna guerra,

en mi defensa, soy peligro sumo;

y mientras con mis armas me consumo,

menos me hospeda el cuerpo, que me entierra.

Ya no es ayer; mañana no ha llegado;

hoy pasa, y es, y fue, con movimiento

que a la muerte me lleva despeñado.

Azadas son la hora y el momento

que, a jornal de mi pena y mi cuidado,

cavan en mi vivir mi monumento.”

23 thoughts on “Sonetos II”

  1. Pero qué tontos os ponéis los hombres al llegar a cierta edad. Hijo, que todavía te quedan tres años y medio. ¿Esos son los cuarenta tuyos que a mí me esperan? Bueno, bueno, no lo quiero ni pensar.

  2. Pues Mirna Mirnoff confirma la supersecreta edad de Reyvindiko… no, si al final todo se sabe… qué mas nos irán desvelando..

    En cuanto a la pregunta del último poema, no estoy muy seguro si se refiere a esto, pero lo voy a intentar:
    Termina con
    “Azadas son la hora y el momento

    que, a jornal de mi pena y mi cuidado,

    cavan en mi vivir mi monumento.”

    Ese monumento se refiere, creo yo, a la lápida. Aún en vida, las horas, van pasando y van escribiendo precisamente en nuestra lápida, nuestro “monumento”, mostrando una desgarradora imagen sobre la brevedad de la vida. No sé si era ésta la respuesta; y en cuanto a lo de Omnes lacent no estoy seguro, no doy latín, pero por el tema de los poemas, diría que es aquello de “todas hieren la última mata”, refiriendose a las horas.

    PD: ¡a ver cuándo hay poemas más alegres!

    SaludoS

  3. Efectivamente, “omnes lacent, ultima necat” o más conocido como “vulnerant omnes, ultima necat”.
    Te ha faltado decir donde suele encontrarse escrito para llenarnos de alegría.

  4. Pues, si mal no recuerdo (hablo de memoria), creo que venía escrito en algunos relojes. No sé qué reloj, ni exactamente por qué, pero me parece que en la fabricación de los relojes se escribía en alguna parte de la maquinaria de los mismos.

    SaludoS

  5. Muchas gracias =)

    Pero ¿podría explicar el por qué de tan “vitalista” inscripción?

    PD:Aprovecho y le hago una preguntilla, en el artículo de J. M. De Prada que me envió ¿tiene un transfondo religioso, verdad?

    SaludoS

  6.      El adagio simplemente nos recuerda el paso del tiempo. Si lo quieres ver desde el lado optimista pues te viene a decir que aproveches el tiempo.
         En cuanto al artículo, como indica el objeto que porta en las manos la foto que abre nuestra página, tiene que ver con la visión católica del ser humano: nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo; Dios nos hizo a su imagen y semejanza;en definitiva, que somos criaturas divinas y no podemos obviar tan tremendo asunto para aprovecharnos del prójimo.

  7. Muchas gracias y, aunque hasta ahora no había reparado en que lleva un crucifijo, comparto en gran medida la opinión del periodista.
    Y es que es lo que hay ahora, vivimos en una época de individualismo vacía y carente de valores y en la que, desde la incoherencia, denunciamos la globalización señalándola con un Rolex en la muñeca. Así nos va…

    SaludoS

  8. Una preguntilla de trasfondo religioso Reyvindico: Puesto que los exámenes de evaluación están muy cerca, pregunto: ¿A qué milagroso santo me tengo que encomendar?

    Tiene que ser casi como el que permita que Alonso gane el mundial de F1.

  9.      Pues, como dijimos el otro día, a Santo Tomás de Aquino.
         Aunque, ya se sabe, a Dios rogando y con el mazo dando, es decir, que le pongáis una vela al santo y echéis un montón de horas de estudio.

  10. Y digo yo, si le echamos tantas horas de estudio, a Santo Tomás de Aquino qué trabajo le dejamos. Con las ganas de ayudar que tendrá el pobre…

  11. ¿Una vela? yo soy capaz de bajar a los mismísimos infiernos si es por ponerle llamas, o de matar a un chino y robar la llama olímpica, o de volver a incendiar el Windsor…será por llamas.

  12. Por cierto, ¿participar en la Bitácora no ayuda a subir ni un puntillo? ¿ni una décima de puntillo? ¿ni una centésima de puntillo?…me parece a mí que va a ser que no.

  13. Vaya monólogo de Dario…

    Yo te recomendaría un buen equipo de Santos, con seis o siete suplentes por si acaso…

    Y, de santos, yo me quedo con San Miguel. =)

    SaludoS

  14.      San Miguel es un arcángel, no un santo. Evidentemente también te puedes poner bajo su advocación. Pero se acude a él, sobre todo, en la lucha contra el diablo.

  15. ¿Porqué San Miguel? ¿es el patrón de los imposibles? pues yo si fuera tú me encomendaría a Santa Dalila….ah ¿que no era una santa? bueno pues si ella consigue que te peles, la elevarán a santa, fijo.

  16. San Miguel te ayuda a ver las cosas de otra manera…

    Dario ¿pelarme? fíjate que casi todos los santos, arcángeles, etc, tienen los cabellos largos…

    Un consejo, deja de mendigar y ponte a estudiar que es más útil…

    SaludoS

Deja un comentario