Un ladrón huye empujando su moto al perder las llaves durante el atraco, si es que…

Se llevó la caja registradora de un supermercado, pero se encontró con un cliente que le golpeó con una cesta de la compra y recuperó el botín. Abandonó el vehículo en una calle cercana, lo que condujo a su arresto.

Todo le salió mal. La cajera del supermercado no quiso abrir la caja registradora, así que tuvo que arrancarla para llevársela. Al salir, un cliente le atizó en la cabeza con una cesta de la compra. En el forcejeo perdió el botín y las llaves de la moto. Se vio entre la espada y la pared. Tenía que escapar, pero no podía dejarse allí el vehículo, ya que, al parecer, estaba a su nombre. Huyó a pie y, encima, empujando la moto por la calle.

El peculiar atraco, que adquirió tintes cómicos, sucedió el lunes a las 20.15 horas en un establecimiento de la cadena de supermercados Mas situado en el Carril de la Chupa, una calle perpendicular al paseo marítimo Antonio Machado. Según relataron varios testigos, el ladrón, que ocultaba su rostro con un casco de motorista, entró en la tienda armado con un cuchillo.

El asaltante se dirigió a una de las cajeras y le exigió el dinero de la recaudación. La empleada se negó a dárselo, por lo que el hombre reaccionó arrancando de cuajo la caja registradora. Con su botín bajo el brazo, salió del establecimiento para emprender la huida. O, al menos, esa era su intención…

Forcejeo

En la puerta tenía aparcada una moto de 125 centímetros cúbicos con las llaves puestas. Pero no consiguió llegar hasta ella. Según los testimonios recabados por este periódico, un cliente se cruzó en su camino y le atizó en la cabeza con una cesta de la compra. También salió a su encuentro un trabajador del supermercado.

En el forcejeo, el asaltante perdió la caja registradora, que se le cayó al suelo, y las llaves de la moto. Tras arrebatarle el botín, el empleado y el cliente se metieron en el supermercado. Cuentan varios testigos que el atracador intentó entrar para recuperar lo que había perdido, pero lo intimidaron amenazando con lanzarle una papelera de metal.

Al ladrón no le quedó otra salida que huir, pero se había quedado sin las llaves de la moto y tampoco podía dejarla allí. Ocultando la matrícula con una especie de cartón, se marchó calle arriba empujando el vehículo, ante la atónita mirada de las víctimas, que lo veían alejarse, derrotado.

Tras el suceso, avisaron a la policía, que envió varias patrullas. Tras una batida por la zona, una unidad de la Policía Local encontró una moto que respondía a las características de la que utilizó el sospechoso. Estaba aparcada en el entorno del Camino del Pato.

Investigación

El caso cayó en manos del Grupo de Sirlas del Cuerpo Nacional de Policía. Los agentes hallaron en la moto una cartera con un carné de identidad que pertenecía, aparentemente, al dueño del vehículo. El martes por la mañana, los investigadores localizaron y detuvieron al titular del DNI, identificado como D. R. G., de 28 años y de nacionalidad española, como presunto autor del asalto frustrado al supermercado del Carril de la Chupa.

Las pesquisas policiales han permitido imputarle otros dos robos similares en tiendas de ultramarinos, sin descartar su posible participación en otros seis hechos delictivos, según informó ayer la Comisaría Provincial.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.